Páginas vistas en total

Es un espacio literario, poético y romántico para quien la poesía es un aliento de vida, una forma de comunicarse con Dios, el agua, las musas. La poesía es el perfume del alma

poesía, vallarta, mar

miércoles, 25 de julio de 2012

La ventana




Prócoro Hernández Oropeza


 Desde mi ventana veo las casas blancas
Una luz solar desteñida por las nubes
La prisa coqueta de una niña sin alas
Unas palmeras que se mueven con desgano
Y tú en la agonía del tiempo
Tan lejana

Desde esta ventana ancha, miro unas tejas
Que siempre están esperando al agua
Al lado una dama tiende tristezas al sol
Unos tinacos como centinelas etéreos
Tú, en el otro extremo de mis ansias

Desde esta, la ventana de mi alma
Percibo un sol en tu cara
El universo azul en tu vientre
El color del mar en tus ojos
Un corazón de turquesa que vibra
Con la energía de mi tercer chacra.


El iniciado

El iniciado

La gaviota

Quisiera ser esa gaviota que vuela con garbo

Se lanza en picada al mar sin miedo, sin juicios

Y el mar la recibe con sus regalos

Volar, volar por los cuatro vientos

Cruzar los horizontes del infinito para llegar

A tus brazos en el siguiente verano

No sin antes recoger un pedazo de luna

El arco iris que nos saludó una mañana en el océano

Sí, algún día seré un águila que vuela sin descanso

Desde la montaña más alta, hasta la vela de tu barco.

Seguidores

Suscríbete ya. Es gratis!

Introduce tu email:

A traves de FeedBurner

La palabra

Mi boca tu boca deshila palabras

Con ellas se abren las puertas del edén

O cierran el jardín de tu alma

Palabras de oro y plata

Sonidos que provocan la guerra o aprisionan

de acero o livianas como pluma.

Mi boca tu boca es una cueva de luz y de sombras

Su aliento acaricia con fuego

O derrite corazones de acero

Mi boca tu boca exhala esperanza

Con voces y cantos de luz

De ella brotan manantiales de mariposas

Mariposas que vuelan hacia la gloria

Mi boca tu boca, un eco de esperanzas

Alabanzas que van hacia el norte y esculpen soles

Cuando mis ojos te ven al filo de la aurora.

Agua de dios

Canto de agua

Está lloviendo, es un día con muchas nubes y viento
pero en vez de agua caen sonetos
y los árboles se ponen contentos
las palomas bailan, los elefantes se estremecen
las rosas visten sus mejores trajes; su perfume
se esparce en oleadas por el bosque.

Está lloviendo y caen versos de Paz, de Neruda,
de Nandino, Pellicer y de Pacheco:
"De tantas veces que he nacido
tengo una experiencia salobre
como criatura del mar
con celestiales atavismos
y con destinación terrestre", dice Neruda.
Le contesta Pacheco:
"Contigo, hermana mía, hermano mío,
me formé de tu sustancia en el vientre materno.
volverás a la oscura tierra y yo, en cierta forma
soy tu hija, heredaré tu nada y tu nombre".
"Llovió, la hora es un ojo inmenso.
somos nuestros reflejos.
El río de la música entra en mi sangre.
si digo: cuerpo, contesta: viento.
Si digo tierra: contesta: ¿dónde?, replica Paz.
Nandino, ensimismado en la eternidad del polvo exclama:
"En cada mañana, al despertar, resucitamos;
porque al dormir, morimos esas horas
en que libres del cuerpo, se recobra
la vida espiritual que antes tuvimos
cuando aún no habitábamos la carne
que ahora nos define y nos limita
y éramos, sin ser, un misterio puro
en el ritmo total del universo".
Pellicer remata:
"No lo sé, pero un día bueno y sano
y hermoso de estar lleno de alegría,
sangrando todo un fruto de energía,
saldré a buscarte con el sol mediano".

Yo te espero en cada lluvia, en cada bostezo de la tarde
en todos los rezos del crisantemo
en los días que se van sin prisa, riendo
en las estrellas que nos emboban con su parpadeo.
Te espero.


Agua de dios


Del sonido original viene la voz del viento
las voces de todos los aeones,
el canto del ave, la sonrisa del mar
tus ojos que alumbran un tunel sin tiempo
soy agua de dios que corre por distintos cerros
baja por cañadas de fuego
incendia las cascadas de tus cuerpos

Soy agua de Dios
el agua de todos los tiempos.


Lluvia

Llueve con infinita calma, gota tras gota
agua de luz y de sombras
moja mi risa, empaña mis plegarias
limpia tristezas
abraza los cuerpos con su falda ancha

No deja de llover, el día está contento
no tiene sed ni prisa ni enfado
El sol llora en su soledad
el mar se agita por dentro
mi corazón es una ola sin freno


Neblina

Cinco caballos suben a la colina
cinco deseos de llegar a la cima
cinco estrellas en la frente de una dama
el cielo se estremece con el suspiro de mi alma
me cambio de rostro para verte sin velo
la lluvia traviesa me aleja de tu risa
moja mis pasos sin prisa
es dificil caminar en el filo de la neblina

A salto de mata

Voy a salto de mata, de nube en nube
De una ventana a otra, de tus ojos a mis hojas
De tus ramas a mis alas
De un día sin nubes a la noche con lluvia
De un suspiro liberado en invierno
Al bostezo de tu corazón tierno

Voy brincando entre los versos de tus piernas
De un lago sin fondo hasta el límite de tus sombras
No sé porque te busco en la neblina de mis ansias
En la oscuridad de mis deseos
Tal vez es tu luz de ángel que me llama.


Ni pasos dejo ni pasos doy

Bienaventurados los pasos que doy
sobre todo los que me llevan a la puerta del sol
borro aquellos que me pierden en la neblina de mis angustias
o los que dejan huellas con sal en la noche
hoy viernes camino hacia la longitud de tus brazos
la luna corre a mi encuentro
una manada de estrella cae del cielo.

Loading...

Mi lista de blogs